Diócesis de México
Iglesia Ortodoxa en América
O. C. A.
/ Santoral / Junio
Domingo del Ciego

 

Al final del capítulo 8 del Evangelio de San Juan, el Salvador estaba discutiendo con los fariseos en el Templo durante la Fiesta de los Tabernáculos. Él les dijo: "Vuestro padre Abraham se alegró de ver mi día; y él lo vio y se regocijó" (Juan 8:56). Los judíos decían que Jesús no tenía ni cincuenta años, así que ¿cómo podía afirmar que había visto a Abraham? El Señor respondió: "Antes que Abraham fuese, yo soy". Yo soy, por supuesto, es el nombre que Dios le reveló a Moisés en la Zarza Ardiente. Cuando los judíos recogieron piedras para arrojarle piedras, Él se escondió y salió del templo.

Leemos en el Evangelio de San Juan (9:1-38): "Al pasar, vio a un hombre que era ciego de nacimiento". Podría parecer que Jesús se dirigía a algo o a alguien más, pero en su Comentario al Evangelio de San Juan, el siempre memorable arzobispo Dmitri de Dallas, cita la Homilía LVI de San Juan Crisóstomo: "que al salir del Templo, procedió intencionalmente a la obra, se desprende de esto: fue Él quien vio al ciego, y no el ciego que se acercó a Él...".

Los discípulos de Cristo le preguntaron quién había pecado, el ciego o sus padres, que había nacido ciego. Jesús respondió: "Ni éste pecó ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifestasen en él" (Juan 9:3). Se pensaba que una persona que tenía alguna aflicción debía haber pecado (o sus padres lo hicieron) para merecer tal castigo. En el libro de Éxodo (20:5), Dios dijo que visitaría "la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación". Esto, sin embargo, se aplicaba al pecado de idolatría, si los hijos emulaban el comportamiento de sus padres.

El ciego no nació ciego solo para que se pudiera realizar el milagro, sino que al ver al hombre en tal condición, el Señor decidió usarlo de una manera que manifestara la gloria de Dios. Él, que es la Luz del mundo, sanó al ciego y lo iluminó. Dar la vista a los ciegos era una de las señales que identificarían al Mesías (Mateo 11:4-6).

El Señor hizo barro cuando escupió en la tierra, y lo puso en las cuencas vacías de los ojos del hombre y lo envió al estanque de Siloé para que se lavara. La mayoría de las versiones de los Evangelios traducen la palabra επεθηκεν como "ungido", pero también puede significar "esparcir" o "difamar". Siloé significa "enviado", y en el Evangelio de San Juan Cristo dice unas cuarenta veces que Él mismo había sido enviado por el Padre.

Esta forma de sanación nos recuerda la forma en que Dios creó al hombre al formarlo del polvo de la tierra. En el Antiguo Testamento Dios creó al hombre del polvo de la tierra, ahora Cristo, el mismo Dios, forma ojos de barro y los coloca en las cuencas vacías del ciego. He aquí algunas citas del Pentecostarion:

En el Oikos de Maitines: "Recibe los ojos físicos así como los del alma".

En los versículos del Synaxarion: Oh Otorgador de luz. Que son la Luz que surge de la Luz; Le diste ojos al hombre que era ciego de nacimiento, oh Palabra".

En el segundo exapostilarion: "En el camino, el Salvador encontró a un hombre que carecía de vista y de ojos".

En las Vísperas del Lunes (stikheron de la Fiesta) cantamos: "Con toda su alma, y mente, y su lengua, el hombre que no hacía mucho tiempo había estado ciego, confesó a Aquel que le había hecho ojos de saliva y barro..."

San Teofilaco dice en su Comentario que "Jesús, nuestro Señor, formó todos los miembros del cuerpo del ciego, excepto los ojos, que omitió. Al sanarlos ahora, completa el acto divino de crear y demuestra que Él es el Creador".

Jesús pone a prueba la fe del ciego enviándolo al estanque de Siloé (que significa "enviado"). Respeta la libertad del hombre, pero pide su participación voluntaria y libre en el milagro. El ciego, con fe, obedece el mandato de Dios. Va y se lava en la piscina, y vuelve viendo.

Sin embargo, la vida del ex ciego no se hizo más fácil. Se convierte en el objeto de la maldad y el odio de los escribas y fariseos, de los que creían en Dios y en la observancia de su Ley. Ellos mismos eran ciegos, pero sospechaban del hombre que antes era ciego, imaginando que sólo fingía ser ciego y ahora era capaz de ver. "Voluntariamente fueron cegados por la letra oscura de la Ley, en la cual brilla Cristo, el Sol resplandeciente".1

Interrogaron al hombre que era ciego, pero cuando vieron el milagro ante sus ojos, en lugar de creer, cerraron los ojos de sus almas. Luego se interrogó a los padres del hombre. Tenían miedo de confirmar el milagro que le había sucedido a su hijo que había nacido ciego, porque no querían ser expulsados de la sinagoga. Trataron de evitar problemas ocultando la verdad. Por lo tanto, dijeron: «¡Es mayor de edad, pregúntale!»

Nosotros, que recibimos beneficios de Dios todos los días, nos avergonzamos o tenemos miedo de confesar a Dios debido a nuestra falta de confianza. ¡Ponemos nuestros propios intereses por encima de Dios, sabiendo que Él nos entenderá! Él nos entenderá, pero también verá nuestra fe y las prioridades que tenemos en nuestras vidas. Cristo verá qué "dioses" hemos puesto en su lugar, pero no dejará de recordarnos que Él es la luz del mundo.

El ciego fue sanado, no solo en los ojos de su cuerpo, sino también en su alma. Reconoce a Jesús como Dios, y no duda en confesarlo ante los gobernantes religiosos con una valentía que muchos de nosotros envidiaríamos. La fe por sí sola no es suficiente, también necesitamos confesar nuestra fe para convertirnos en auténticos hijos de Dios. Cuando confesemos a Cristo delante de los hombres, Él nos confesará delante de Su Padre, como el Señor nos ha prometido: "Todo el que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos; y al que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 10:32).

Además del Domingo del Ciego, hoy la Iglesia también conmemora el Icono de la Madre de Dios "De la Pasión" (ver 13 de agosto) en recuerdo de los milagros que ocurrieron en este día.

En la iglesia moscovita de la Zarza No Quemada, en el distrito de Khamovniki, hay un icono que una vez estuvo en el Palacio. La escritura antigua es hermosa. El tamaño del Icono mide 1 arshin 12 vershkov de largo y 1 arshin 7 vershkov de ancho. Este icono se conmemora dos veces: el 4 de septiembre, fiesta del profeta Moisés, y también el sexto domingo después de la Pascua (el domingo del ciego), porque según la tradición, el icono fue trasladado del Kremlin a la iglesia recién consagrada de Khamovniki en este día.

En Khamovniki se encuentra el onvent de Novodevichii (fundado en 1524) y el convento de Zachatievsky (fundado en 1584), la catedral reconstruida de Cristo Salvador, la iglesia de San Nicolás el Taumaturgo en Khamovniki y otros. Más de diez iglesias ortodoxas en Khamovniki fueron destruidas durante la era soviética. Se han colocado capillas conmemorativas y letreros conmemorativos en el sitio de algunos de los templos destruidos. Khamovniki es también la residencia de trabajo del Patriarca de Moscú y de toda Rusia, y del Consejo de Publicaciones de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

 


1 Domingo del Ciego, en las Vísperas, cuarto stikheron en "Señor, yo llamo".

Kontakion — Tone 4

I come to You, O Christ, / blind from birth in my spiritual eyes / and I call to You in repentance: / You are the most radiant light of those in darkness!

Domingo de la Mujer Samaritano

 

La Santa Mártir Fotina (Svetlana) la Mujer Samaritana, sus hijos Víctor (llamado Fotino) y José; y sus hermanas Anatola, Phota, Photis, Paraskevḗ, Kyriake; la hija de Nerón, Domnina; y el mártir Sebastián: La santa mártir Fotina era la mujer samaritana, con quien el Salvador conversó en el pozo de Jacob (Juan 4:5-42).

Durante la época del emperador Nerón (54-68), que mostró una crueldad excesiva contra los cristianos, Santa Fotina vivió en Cartago con su hijo menor José y predicó allí el Evangelio sin miedo. Su hijo mayor, Víctor, luchó valientemente en el ejército romano contra los bárbaros, y fue nombrado comandante militar en la ciudad de Atalia (Asia Menor). Más tarde, Nerón lo llamó a Italia para arrestar y castigar a los cristianos.

Sebastián, un funcionario de Italia, dijo a San Víctor: "Sé que tú, tu madre y tu hermano son seguidores de Cristo. Como amigo, te aconsejo que te sometas a la voluntad del emperador. Si informas sobre algún cristiano, recibirás su riqueza. Escribiré a tu madre y a tu hermano, pidiéndoles que no prediquen a Cristo en público. Que practiquen su fe en secreto".

San Víctor respondió: "Quiero ser un predicador del cristianismo como mi madre y mi hermano". Sebastián dijo: "Oh Víctor, todos sabemos qué desgracias te esperan a ti, a tu madre y a tu hermano". Entonces, de repente, Sebastian sintió un dolor agudo en los ojos. Estaba estupefacto y su rostro estaba sombrío.

Durante tres días permaneció ciego, sin pronunciar una palabra. Al cuarto día declaró: "El Dios de los cristianos es el único Dios verdadero". San Víctor preguntó por qué Sebastián había cambiado repentinamente de opinión. Sebastián respondió: "Porque Cristo me está llamando". Pronto se bautizó e inmediatamente recobró la vista. Los siervos de San Sebastián, después de presenciar el milagro, también fueron bautizados.

Los informes de esto llegaron a oídos de Nerón, y ordenó que los cristianos fueran llevados a Roma. Entonces el Señor mismo se apareció a los confesores y les dijo: "No temáis, porque yo estoy con vosotros. Nerón, y todos los que le sirven, serán vencidos". El Señor le dijo a San Víctor: "A partir de este día, tu nombre será Fotino, porque a través de ti, muchos serán iluminados y creerán en Mí". El Señor entonces les dijo a los cristianos que fortalecieran y animaran a San Sebastián a perseverar hasta el final.

Todas estas cosas, e incluso los acontecimientos futuros, le fueron revelados a Santa Fotina. Salió de Cartago en compañía de varios cristianos y se unió a los confesores en Roma.

En Roma, el emperador ordenó que los santos fueran llevados ante él y les preguntó si realmente creían en Cristo. Todos los confesores se negaron a renunciar al Salvador. Entonces el emperador dio órdenes de romper las articulaciones de los dedos de los mártires. Durante los tormentos, los confesores no sintieron dolor y sus manos permanecieron ilesas.

Nerón ordenó que los santos Sebastián, Fotino y José fueran cegados y encerrados en prisión, y Santa Fotina y sus cinco hermanas Anatola, Fota, Fotis, Paraskevḗ y Kyriake fueron enviadas a la corte imperial bajo la supervisión de la hija de Nerón, Domnina. Santa Fotina convirtió a Cristo tanto a Domnina como a todos sus siervos. También convirtió a un hechicero, que le había traído comida envenenada para matarla.

Pasaron tres años, y Nerón envió a la cárcel a buscar a uno de sus sirvientes, que había sido encerrado. Los mensajeros le informaron que los santos Sebastián, Fotino y José, que habían quedado ciegos, se habían recuperado por completo, y que la gente los visitaba para escuchar su predicación, y de hecho toda la prisión se había transformado en un lugar luminoso y fragante donde Dios era glorificado.

Entonces Nerón dio órdenes de crucificar a los santos y golpear sus cuerpos desnudos con correas. Al cuarto día, el emperador envió sirvientes para ver si los mártires seguían vivos. Pero, al acercarse al lugar de las torturas, los sirvientes se quedaron ciegos. Un ángel del Señor liberó a los mártires de sus cruces y los sanó. Los santos se apiadaron de los siervos ciegos y les devolvieron la vista con sus oraciones al Señor. Los que fueron sanados llegaron a creer en Cristo y pronto fueron bautizados.

Enfurecido, Nerón dio órdenes de despellejar la piel de Santa Fotina y arrojar al mártir a un pozo. A Sebastián, Fotino y José les cortaron las piernas, los arrojaron a los perros y luego les cortaron la piel. Las hermanas de Santa Fotina también sufrieron terribles tormentos. Nerón dio órdenes de cortarles los pechos y luego despellejarles la piel. Experto en crueldad, el emperador preparó la ejecución más feroz para Santa Fotis: la ataron por los pies a las copas de dos árboles encorvados. Cuando se cortaron las cuerdas, los árboles se levantaron y destrozaron al mártir. El emperador ordenó decapitar a los demás. Santa Fotina fue sacada del pozo y encerrada en la cárcel durante veinte días.

Después de esto, Nerón hizo que se la trajeran y le preguntó si ahora cedería y ofrecería sacrificios a los ídolos. Santa Fotina escupió en la cara del emperador y, riéndose de él, le dijo: "¡Oh el más impío de los ciegos, hombre libertino y estúpido! ¿Crees que estoy tan engañado que consentiría en renunciar a mi Señor Cristo y en su lugar ofrecer sacrificios a ídolos tan ciegos como tú?"

Al oír estas palabras, Nerón ordenó arrojar de nuevo a la mártir al pozo, donde entregó su alma a Dios (ca. 66).

En el calendario griego, Santa Fotina se conmemora el 26 de febrero.

Kontakion — Tono 8

La Mujer Samaritano vino al pozo con fe; / ella te vio, el Agua de la Sabiduría, y bebió abundantemente / heredó el Reino de lo Alto y es siempre glorificada!

Venerable Ananías el Iconógrafo

 

San Ananías nació en Rusia y fue tonsurado en el Monasterio de San Antonio el Romano en Novgorod. Dios lo dotó con un don para pintar iconos, y ejerció este talento para la gloria del Señor. El Venerable Ananías pintó "maravillosos iconos de muchos santos hacedores de maravillas". Durante treinta y tres años, nunca fue más allá de la cerca del monasterio.

Los registros históricos no concuerdan sobre el año de su reposo. Algunos dicen que fue al Señor en 1521, 1561 o 1581. Sus reliquias están enterradas en un lugar escondido en el Monasterio.

San Ananías se conmemora el 17 de junio y el tercer domingo después de Pentecostés (Sinaxis de los Santos de Nóvgorod). (Fiesta móvil).

Troparion — Tono 8

En ti, oh Padre, se conservó con exactitud lo que era según la imagen; / porque tomaste la cruz y seguiste a Cristo. / Al hacerlo, nos enseñaste a ignorar la carne, porque pasa; / sino para cuidar el alma, ya que es inmortal. / Por eso, oh Venerable Ananías, tu espíritu se regocija con los ángeles.

Kontakion — Tono 2

(Podoben: "Buscaste las alturas...")
Habiéndote armado divinamente con pureza de alma / y agarrando firmemente la oración incesante como una lanza, mataste a las hordas de demonios. / Por eso, te suplicamos, oh Padre Ananías: / "Intercede siempre por los que te honran".

Sinaxis de los Santos de América del Norte

El segundo domingo después de Pentecostés, cada Iglesia ortodoxa local conmemora a todos los santos, conocidos y desconocidos, que han brillado en su territorio. En consecuencia, la Iglesia Ortodoxa en América recuerda a los santos de América del Norte en este día.

Los santos de todos los tiempos y en todos los países son vistos como el cumplimiento de la promesa de Dios de redimir a la humanidad caída. Su ejemplo nos anima a "dejar de lado todo peso y el pecado que tan fácilmente nos acosa" y a "correr con paciencia la carrera que se nos presenta" (Hebreos 12: 1). Los santos de América del Norte también nos enseñan cómo debemos vivir y lo que debemos esperar soportar como cristianos.

Aunque es una iglesia relativamente joven, la Iglesia Ortodoxa en América ha producido santos en casi todas las seis categorías principales de santos: Apóstoles (e Iguales de los Apóstoles); Mártires (y confesores); Profetas; Jerarcas; Santos monásticos; y los Justos. Los profetas, por supuesto, vivieron en los tiempos del Antiguo Testamento y predijeron la venida de Cristo.

La primera Divina Liturgia en lo que hoy es territorio americano (latitud norte 58 grados, 14 minutos, longitud occidental 141 grados) se celebró el 20 de julio de 1741, la fiesta del profeta Elías, a bordo del barco Pedro bajo el mando de Vitus Bering. El hieromonje Hilarión Trusov y el sacerdote Ignacio Kozirevsky sirvieron juntos en esa ocasión. Varios años más tarde, el comerciante ruso Gregorio I. Shelikov visitó el monasterio de Valaam, sugiriendo al abad que sería deseable enviar misioneros a la América rusa.

El 24 de septiembre de 1794, después de un viaje de 7.327 millas (el viaje misionero más largo en la historia ortodoxa) y 293 días, un grupo de monjes de Valaam llegó a la isla Kodiak en Alaska. La misión estaba encabezada por el archimandrita Joasaf, e incluía a los hieromonjes Juvenal, Macario y Atanasio, los hierodeacones Nectario y Esteban, y los monjes Herman y Joasaf. San Herman de Alaska (13 de diciembre, 9 de agosto), el último miembro sobreviviente de la misión, se durmió en el Señor en 1837.

A lo largo de la historia de la Iglesia, las semillas de la fe siempre han sido regadas por la sangre de los mártires. El protomártir Juvenal fue asesinado cerca del lago Iliamna por nativos en 1799, convirtiéndose así en el primer cristiano ortodoxo en derramar su sangre por Cristo en el Nuevo Mundo. En 1816, San Pedro el Aleut fue ejecutado por misioneros españoles en California cuando se negó a convertirse al catolicismo romano.

Los esfuerzos misioneros continuaron en el siglo XIX, con alcance a los pueblos nativos de Alaska. Dos de los trabajadores más prominentes en la Viña de Cristo fueron San Inocencio Veniaminov (31 de marzo y 6 de octubre) y San Jacob Netsvetov (26 de julio), quienes tradujeron servicios y libros ortodoxos a los idiomas nativos. El Padre Jacob Netsvetev murió en Sitka en 1864 después de una vida de servicio dedicado a la Iglesia. El padre Juan Veniaminov, después de la muerte de su esposa, recibió la tonsura monástica con el nombre de Inocencio. Murió en 1879 como metropolitano de Moscú.

A medida que el siglo XIX llegaba a su fin, tuvo lugar un evento de enorme importancia para la Iglesia norteamericana. El 25 de marzo de 1891, el obispo Vladimir fue a Minneapolis para recibir a San Alexis Toth (7 de mayo) y 361 de sus feligreses en la Iglesia Ortodoxa. Este fue el comienzo del regreso de muchos uniatas a la ortodoxia.

San Tikhon (Bellavin), el futuro Patriarca de Moscú (7 de abril, 9 de octubre), llegó a América como obispo de la diócesis de las Aleutianas y Alaska en septiembre de 1898. Como el único obispo ortodoxo en el continente, San Tikhon viajó extensamente por toda América del Norte para ministrar a su rebaño ampliamente disperso y diverso. Se dio cuenta de que la iglesia local aquí no podía ser una extensión permanente de la Iglesia rusa. Por lo tanto, centró sus esfuerzos en dar a la Iglesia estadounidense una estructura diocesana y parroquial que la ayudara a madurar y crecer.

San Tikhon regresó a Rusia en 1907, y fue elegido como Patriarca de Moscú diez años más tarde. Murió en 1925, y durante muchos años su lugar exacto de entierro permaneció desconocido. La tumba de San Tijón fue descubierta el 22 de febrero de 1992 en la catedral más pequeña de Nuestra Señora del Don en el Monasterio del Don cuando un incendio hizo necesaria la renovación de la iglesia.

San Rafael de Brooklyn (27 de febrero) fue el primer obispo ortodoxo consagrado en América del Norte. El archimandrita Raphael Hawaweeny fue consagrado por el obispo Tikhon y el obispo Innocent (Pustynsky) en la Catedral de San Nicolás en Nueva York el 13 de marzo de 1904. Como obispo de Brooklyn, San Rafael fue un asistente confiable y capaz de San Tikhon en su ministerio archipastoral. San Rafael reposó el 27 de febrero de 1915.

El primer All American Council tuvo lugar del 5 al 7 de marzo de 1907 en Mayfield, Pensilvania, y el tema principal fue "Cómo expandir la misión". También se establecieron directrices y directrices para la actividad misionera, y estatutos para la estructura administrativa de las parroquias.

En el siglo XX, después de la Revolución Rusa, innumerables hombres, mujeres y niños recibieron la corona del martirio en lugar de renunciar a Cristo. Los santos Juan Kochurov (31 de octubre) y Alexander Hotovitzky (4 de diciembre y 7 de agosto) sirvieron a la Iglesia en América del Norte antes de regresar a Rusia. San Juan se convirtió en el primer clérigo en ser martirizado en Rusia el 31 de octubre de 1917 en San Petersburgo. San Alejandro Hotovitzky, que sirvió en Estados Unidos hasta 1914, fue asesinado en 1937.

Además de los santos mencionados anteriormente, también honramos a aquellos santos que son conocidos solo por Dios y que no han sido reconocidos oficialmente por la Iglesia. Al contemplar la vida de estos santos, recordemos que también somos llamados por Dios a una vida de santidad.

Troparion — Tono 8

Como la cosecha abundante de Tu siembra de salvación, / las tierras de América del Norte te ofrecen, oh Señor, a todos los santos que han brillado en ellas. / Por sus oraciones mantén a la Iglesia y a nuestra tierra en paz permanente / a través de la Theotokos, Oh Misericordiosa.

Kontakion — Tono 3

Hoy el coro de santos que eran agradables a Dios en las tierras de América del Norte / ahora está ante nosotros en la Iglesia y ora invisiblemente a Dios por nosotros. / Con ellos los ángeles lo glorifican, / y todos los santos de la Iglesia de Cristo festejan con ellos; / y juntos oran por nosotros al Dios Pre-Eterno.

Sinaxis de Todos los Santos

 

El domingo siguiente a Pentecostés está dedicado a Todos los Santos, tanto a los que conocemos como a los que sólo son conocidos por Dios. Ha habido santos en todo momento, y han venido de todos los rincones de la tierra. Eran apóstoles, mártires, profetas, jerarcas, monjes y justos, pero todos fueron perfeccionados por el mismo Espíritu Santo.

El descenso del Espíritu Santo hace posible que nos elevemos por encima de nuestro estado caído y alcancemos la santidad, cumpliendo así la directiva de Dios de "sed santos, porque yo soy santo" (Levítico 11:44, 1 Pedro 1:16, etc.). Por lo tanto, es apropiado conmemorar a Todos los Santos el primer domingo después de Pentecostés.

Esta fiesta puede haberse originado en una fecha temprana, tal vez como una celebración de todos los mártires, luego se amplió para incluir a todos los hombres y mujeres que habían dado testimonio de Cristo con sus vidas virtuosas, incluso si no derramaron su sangre por Él.

San Pedro de Damasco, en su "Cuarta etapa de contemplación", menciona cinco categorías de santos: apóstoles, mártires, profetas, jerarcas y santos monásticos (Philokalia [en inglés] Vol. 3, p.131). En realidad está citando de Octoechos, Tono 2 para Maitines del sábado, kathisma después de la primera sticología.

San Νikόdēmos de la Montaña Sagrada (14 de julio) añade a los Justos a las cinco categorías de San Pedro. La lista de San Νikόdēmos se encuentra en su libro Las catorce epístolas de San Pablo (Venecia, 1819, p. 384) en su discusión de I Corintios 12:28.

La himnología para la fiesta de Todos los Santos también enumera seis categorías: "Alégrate, asamblea de los Apóstoles, Profetas del Señor, coros leales de los Mártires, Jerarcas divinos, Padres Monásticos y Justos..."

Algunos de los santos son descritos como confesores, una categoría que no aparece en las listas anteriores. Dado que son similares en espíritu a los mártires, se consideran pertenecientes a la categoría de mártires. No fueron condenados a muerte como los mártires, pero confesaron audazmente a Cristo y estuvieron cerca de ser ejecutados por su fe. San Máximo el Confesor (21 de enero) es uno de esos santos.

El orden de estos seis tipos de santos parece basarse en su importancia para la Iglesia. Los Apóstoles se enumeran primero, porque fueron los primeros en difundir el Evangelio por todo el mundo.

Los mártires vienen después por su ejemplo de valentía al profesar su fe ante los enemigos y perseguidores de la Iglesia, que animó a otros cristianos a permanecer fieles a Cristo hasta la muerte.

Aunque vienen primero cronológicamente, los Profetas se enumeran después de los Apóstoles y Mártires. Esto se debe a que los profetas del Antiguo Testamento solo vieron las sombras de las cosas por venir, mientras que los apóstoles y mártires las experimentaron de primera mano. El Nuevo Testamento también tiene prioridad sobre el Antiguo Testamento.

Los santos jerarcas comprenden la cuarta categoría. Ellos son los líderes de sus rebaños, enseñándoles con su palabra y su ejemplo.

Los santos monásticos son aquellos que se retiraron de este mundo para vivir en monasterios o en reclusión. No lo hicieron por odio al mundo, sino para dedicarse a la oración incesante y luchar contra el poder de los demonios. Aunque algunas personas creen erróneamente que los monjes y las monjas son inútiles e improductivos, San Juan Clímaco tenía un gran respeto por ellos: "Los ángeles son una luz para los monjes, y la vida monástica es una luz para todos los hombres" (ESCALERA, Paso 26:31).

La última categoría, los Justos, son aquellos que alcanzaron la santidad de vida mientras vivían "en el mundo". Los ejemplos incluyen a Abraham y su esposa Sara, Job, los santos Joaquín y Ana, San José el Prometido, Santa Juliana de Lázarevo y otros.

Troparion — Tono 4

Al igual que con el fino pórfido y la púrpura real, / Tu iglesia ha sido adornada con la sangre de tus mártires derramada en todo el mundo. / Ella clama a Ti, oh Cristo Dios: / Envía Tus bondades sobre Tu pueblo, / concede paz a Tu morada, ¡y gran misericordia a nuestras almas!

Kontakion — Tono 8

El universo te ofrece a los mártires portadores de Dios, / como primicias de la creación, oh Señor y Creador. / ¡A través de la Theotokos, y sus oraciones establece Tu Iglesia en paz!

Santo Pentecostés

 

En el ciclo litúrgico anual de la Iglesia, Pentecostés es "el último y gran día". Es la celebración por parte de la Iglesia de la venida del Espíritu Santo como el fin, el logro y el cumplimiento, de toda la historia de la salvación. Por la misma razón, sin embargo, es también la celebración del comienzo: es el "cumpleaños" de la Iglesia como presencia entre nosotros del Espíritu Santo, de la vida nueva en Cristo, de la gracia, del conocimiento, de la adopción a Dios y de la santidad.

Este doble sentido y doble alegría se nos revela, en primer lugar, en el nombre mismo de la fiesta. Pentecostés en griego significa cincuenta, y en el sagrado simbolismo bíblico de los números, el número cincuenta simboliza tanto la plenitud del tiempo como lo que está más allá del tiempo: el Reino de Dios mismo. Simboliza la plenitud del tiempo por su primer componente: 49, que es la plenitud de siete (7 x 7): el número de tiempo. Y, simboliza lo que está más allá del tiempo por su segundo componente: 49 + 1, siendo este el nuevo día, el "día sin tarde" del Reino eterno de Dios. Con el descenso del Espíritu Santo sobre los discípulos de Cristo, el tiempo de la salvación, la obra divina de la redención se ha completado, la plenitud revelada, todos los dones otorgados: nos corresponde ahora "apropiarnos" de estos dones, para ser lo que hemos llegado a ser en Cristo: participantes y ciudadanos de su Reino.

LA VIGILIA DE PENTECOSTÉS

El servicio de vigilia de toda la noche comienza con una invitación solemne:

"Celebremos Pentecostés, la venida del Espíritu Santo,
el día señalado de la promesa y el cumplimiento de la esperanza,
el misterio que es tan grande como precioso".

En la venida del Espíritu, se revela la esencia misma de la Iglesia:

"El Espíritu Santo provee todo, rebosa profecía, cumple el sacerdocio, ha enseñado sabiduría a los analfabetos, ha revelado a los pescadores como teólogos,


reúne a todo el concilio de la Iglesia".

En las tres lecturas del Antiguo Testamento (Números 11:16-17, 24-29; Joel 2:23-32; Ezequiel 36:24-28) escuchamos las profecías concernientes al Espíritu Santo. Se nos enseña que toda la historia de la humanidad fue dirigida hacia el día en que Dios "derramaría su Espíritu sobre toda carne". ¡Este día ha llegado! Toda esperanza, todas las promesas, todas las expectativas se han cumplido. Al final de los himnos apósticha, por primera vez desde Pascua, cantamos el himno: "Oh Rey celestial, Consolador, Espíritu de verdad...", aquel con el que inauguramos todos nuestros servicios, todas las oraciones, que es, por así decirlo, el aliento vital de la Iglesia, y cuya venida a nosotros, cuyo "descenso" sobre nosotros en esta Vigilia festiva, es, de hecho, la experiencia misma del Espíritu Santo "viniendo y permaneciendo en nosotros".

Habiendo alcanzado su clímax, la Vigilia continúa como una explosión de alegría y luz porque "ciertamente la luz del Consolador ha venido e iluminado el mundo". En la lectura del Evangelio (Juan 20:19-23) la fiesta se nos interpreta como la fiesta de la Iglesia, de su naturaleza divina, poder y autoridad. El Señor envía a Sus discípulos al mundo, como Él mismo fue enviado por Su Padre. Más tarde, en las antífonas de la liturgia, proclamamos la universalidad de la predicación de los apóstoles, el significado cósmico de la fiesta, la santificación del mundo entero, la verdadera manifestación del Reino de Dios.

LAS VÍSPERAS DE PENTECOSTÉS

La peculiaridad litúrgica de Pentecostés es una Víspera muy especial del día mismo. Por lo general, este servicio sigue inmediatamente a la Divina Liturgia, se "agrega" a ella como su propio cumplimiento. El servicio comienza como un solemne "resumen" de toda la celebración, como su síntesis litúrgica. Tenemos flores en nuestras manos que simbolizan la alegría de la eterna primavera, inaugurada por la venida del Espíritu Santo. Después de la entrada festiva, esta alegría alcanza su clímax en el canto del Gran Prokeimenon:

"¿Quién es un Dios tan grande como nuestro Dios?"

Entonces, habiendo alcanzado este clímax, se nos invita a arrodillarnos. Esta es nuestra primera rodilla desde Pascua. Significa que después de estos cincuenta días de alegría pascual y plenitud, de experimentar el Reino de Dios, la Iglesia está ahora a punto de comenzar su peregrinación a través del tiempo y de la historia. Es de noche otra vez, y se acerca la noche, durante la cual nos esperan tentaciones y fracasos, cuando, más que nada, necesitamos la ayuda divina, esa presencia y poder del Espíritu Santo, que ya nos ha revelado el final gozoso, que ahora nos ayudará en nuestro esfuerzo por la realización y la salvación.

Todo esto se revela en las tres oraciones que el celebrante lee ahora mientras todos nos arrodillamos y lo escuchamos. En la primera oración, traemos a Dios nuestro arrepentimiento, nuestra creciente apelación al perdón de los pecados, la primera condición para entrar en el Reino de Dios.

En la segunda oración, pedimos al Espíritu Santo que nos ayude, que nos enseñe a orar y a seguir el verdadero camino en la noche oscura y difícil de nuestra existencia terrena. Finalmente, en la tercera oración, recordamos a todos aquellos que han logrado su camino terreno, pero que están unidos a nosotros en el eterno Dios de Amor.

La alegría de la Pascua se ha completado y nuevamente tenemos que esperar el amanecer del Día Eterno. Sin embargo, conociendo nuestra debilidad, humillándonos arrodillando, también conocemos el gozo y el poder del Espíritu Santo que ha venido. Sabemos que Dios está con nosotros, que en Él está nuestra victoria.

Así se completa la fiesta de Pentecostés y entramos en "el tiempo ordinario" del año. Sin embargo, cada domingo ahora será llamado "después de Pentecostés", y esto significa que es del poder y la luz de estos cincuenta días que recibiremos nuestro propio poder, la ayuda Divina en nuestra lucha diaria. En Pentecostés decoramos nuestras iglesias con flores y ramas verdes, porque la Iglesia "nunca envejece, sino que siempre es joven". Es un árbol siempre verde y siempre vivo de gracia y vida, de alegría y consuelo. Porque el Espíritu Santo, "el Tesoro de Bendiciones y Dador de Vida, viene y permanece en nosotros, y nos limpia de toda impureza", y llena nuestra vida de significado, amor, fe y esperanza.

Padre Alexander Schmemann (1974)

Troparion — Tono 8

Bendito eres tú, oh Cristo nuestro Dios / Has revelado a los pescadores como los más sabios / enviando sobre ellos el Espíritu Santo / a través de ellos atrajiste el mundo a tu red / ¡Oh amante del hombre, gloria a ti!

Kontakion — Tono 8

Cuando el Altísimo descendió y confundió las lenguas, / dividió las naciones; / pero cuando distribuyó las lenguas de fuego / llamó a todos a la unidad. / Por lo tanto, con una sola voz, ¡glorificamos al Espíritu Santo!




Día 1

Mártir Justino el Filósofo y aquellos con él en Roma: Mártires Justino, Cariton y su esposa, Caridad, Euelpisto, Hierax, Peon, Valeriano, y Justo.



Día 2

San Nicéforo el Confesor, Patriarca de Constantinopla.
Gran Mártir Juan el Nuevo de Soqui, quien sufrió en Belgrado
San Juan el Nuevo de Suceava
Glorificación del Venerable Zebulón y Susana, padres de Santa Nina, Iluminadora de Georgia.


Día 3

Mártir Luciliano y aquellos que sufrieron con él en Bizancio: cuatro jóvenes -  Claudio, Hipatio, Pablo, y Dionisio; y la Virgen Paula.
Traslado de las Reliquias del asesinado Príncipe Demetrio de Moscú
Hieromártir Luciano, Obispo Maximiano, Presbítero Julián, Diácono Marcelino y Saturnino, en Beauvais, Francia.


Día 4

San Mitrofanes, Primer Patriarca de Constantinopla.
Venerable Metodio, discípulo de San Sergio de Radonez.
Mártires Frontasio, Severino, Severiano, y Silano, de Galia
Mártir Concordio de Espoleto
Hieromártir Astio, Obispo de Dirraqium en Macedonia.
San Zósimo de Cilicia, Obispo de Babilonia en Egipto


Día 5

Hieromártir Doroteo, Obispo de Tiro.
Traslado de las Reliquias del Bienaventurado Igor (Jorge), tonsurado Gabriel, Gran Príncipe de Chernigov y Kiev.
Bienaventurado Constantino, Metropolitano de Kiev.
Reposo de San Teodoro Yaroslavich, hermano mayor de San Alejandro Nevsky
Encuentro de las Reliquias del Venerable Basian y Jonás, Monjes de Pertomsk (Monasterio de Soloviets)
Mártires Marciano, Nicandro, Hiperequio, Apolonio, Leonidas, Ario, Gorgias, Selenias, Irenio y Pambo, de Egipto.
Venerable Teodoro el Milagroso, Ermitaño del Jordán.
Venerable Anubio, Confesor y Anacoreta, de Egipto.
Venerable Abba Doroteo de palestina.
San Pedro de Korcha (Albania)


Día 6

Venerable Besarion del Milagroso, de Egipto.
Venerable Hilario el Nuevo, Abad del Monasterio Dálmata.
San Jonás Obispo de Perm.
Venerable Abad Paisio, de Uglich
Venerable Jonás, Abad de Klimetsk.
Virgen Mártir Arquelais, Tecla, y Susana, decapitadas en Salerno.
Venerable Besarion el Nuevo.


Día 7

Hieromártir Teodoto, Obispo de Ancira.
Hieromártir Marcelino, Papa de Roma, y con él Claudio, Cireno, y Antonina.
Hieromártir Marcelo, Obispo de Roma, y aquellos con él: diáconos Sisinio y Ciriaco, Esmaragdo, Largus, Apronian, Saturnino, Papías, Mauro, Escrecentiano, Priscila, Lucina, y la Princesa Artemia.
Mártires Ciriaca, Caleria, y María, de Cesarea en Palestina.


Día 8

Traslado de las Reliquias del Gran Mártir Teodoro Estratitales.
San Teodoro, Obispo de Rostov y Suzdal.
Encuentro de las Reliquias San Basilio y San Constantino, Príncipes de Yaroslav.
San Efrén, Patriarca de Antioquía.
Venerable Zósimo de Fenicia.
Glorificación de San Juan de Kronstadt


Día 9

San Cirilo Arzobispo de Alejandría.
Venerable Cirilo, Abad de Belozérsk.
Venerable Alejandro, Abad de Kushta.
Las cinco Monjas decapitadas en  Persia: Mártires Tecla, Mariana, Marta, María, y Enmata.
San Columba, Iluminador de Escocia.
Mártires Georgianos asesinados en Persia


Día 10

Hieromártir Timoteo, Obispo de Prusa.
Venerable Silvano, Monje – Esquima, de las Cuevas de Kiev (Cuevas Lejanas)
Encuentro de las Reliquias de San Basilio, Obispo de Riazan.
San Juan Maximovitch, Metropolitano de Tobol´sk
Mártir Alejandro y Virgen Mártir Antonina en Constantinopla.
Venerable Teofanes de Antioquía.
San Basian, Obispo de Lodi en Lombardia.


Día 11

Santos Apóstoles Bartolomé y Barnabas.
Venerable Barnabas, Abad de Vetluga.
Develación de las Reliquias del venerable Efrén, Abad de Novotórgsk.
Conmemoración de la aparición del Arcángel Gabriel a un monje en el Monte Atos, y la revelación del himno, “Digno es en verdad” (Axion Estin).
Icono de las Santísima Teotocos “Digno es en verdad” (Axion Estin).

 
Día 12

Venerable Onofre el Grande y Venerable Pedro del Monte Atos.
Encuentro de las Reliquias y Segunda glorificación de la Justa Ana de Kashin.
Venerable Arsenio, Abad de Konevits.
Venerable Onofre, Abad de Mal´sk.
Venerable Basian y Jonás de Pertormsk.
Venerables Onofre y Auxentio de Vologdá.
Venerable Esteban de Komel, Abad del Monasterio de Ozersk.
Venerables Juan, Andrés, Heraclemon, y Teófilo, Ermitaños de Egipto.


Día 13

Mártir Aquilina de Biblos en Siria.
San Trifilio, Obispo de Leucosia (Nicosia) en Chipre
Venerable Andronico, discípulo de San Sergio de Radonez y Venerable Sabbas, Abades de Moscú.
Mártir Antonina de Nicea.
Santa Ana y su hijo, San Juan de Constantinopla.
Venerable Monja Alejandra de Divéyevo.


Día 14

Profeta Eliseo.
San Metodio, Patriarca de Constantinopla.
San Mstislav (Jorge), Príncipe de Nóvgorod.
Venerable Metodio “Peshnósha”
Venerable Eliseo de Sumsk.
Venerable Nifón (Monte Atos)


Día 15

Profeta Amos.
San Jonás, Metropolitano de Moscú.
Venerable Gregorio y Casiano, Abades de Avnérsk.
Mártires Vito, Modesto, y Crescencia, en Lucania.
Mártir Dulas de Cilicia.
San Dulas el Porta-Pasión, de Egipto.
San Jerónimo de Estridonium.
Traslado de las Reliquias de San Teodoro de Sykeote.
Justo Lázaro, Príncipe de Serbia.
San Efrén, Patriarca de Serbia.
Bienaventurado Agustín, Obispo de Hipona.
El icono de la Santísima Teotocos “Marianica”


Día 16

San Ticon, obispo de Amatos en Chipre.
Venerable Ticon de Kaluga.
Venerable Ticon de Lukhovsk.
Mártires Tigrio el Presbítero y Eutropio el Lector, de Constantinopla


Día 17

Mártires Manuel, Sabel e Ismael, de Persia.


Día 18

Mártir Leoncio, y con él los Mártires Hipatio y Teodolo, en Trípoli Siria
Venerable Leoncio, Canonarca de las Cuevas de Kiev. (Cuevas Lejanas).
Venerable Leoncio el Agiorita.
Icono de la Santísima Madre de Dios “Bogoliubskaya”


Día 19

Santo Apóstol Judas, Hermano del Señor.
Venerable Barlaam de Shenskursk.
Mártir Zósimo el Soldado, en Antioquía.
Venerable Paisio el Grande.
San Juan el Solitario de Jerusalén.
Venerable Paisio de Quilandari (Bulgaria).
Reposo de San Job, Patriarca de Moscú y toda Rusia.


Día 20

Hieromártir Metodio, Obispo de Patar.
Justo Príncipe Gleb Andreevich (hijo de San Andrés Bogoliubsky)
Traslado de las Reliquias de San Gurias, Arzobispo de Kazan.
Mártires Inas, Pinas y Rimas, discípulos del Apóstol Andrés en Escitia.
Mártires: Presbítero Aristocleo, Diácono Demetrian, y el Lector Atanasio, de Chipre.
San Leucio, Obispo de Brindisi.
San Calisto, Patriarca de Constantinopla.
Icono de la Santísima Madre de Dios “Odiguitria” (“La guía”) en el Monasterio de Xenofontos en el Monte Atos.


Día 21

Mártir Julián de Tarso en Cilicia,
Hieromártir Terencio (Tercio), Obispo de Iconio.
San Julio, Presbítero de Novara, y su hermano, San Julián, Diácono. 
Mártires Arquil II y Luarsab, Reyes de Georgia.


Día 22

Hieromártir Eusebio, Obispo de Samosata.
Mártires Zenón y su siervo, Zenás, de Filadelfia.
Mártires Galación, Juliana, y Saturnino, de Constantinopla.
San Albano, Protomártir de Bretaña.
Hieromártir Nicetas de Remesiana
Mártir Nicetas el Daciano
San Gregorio Dascalu, Metropolitano de Valaquia (Rumanía)


Día 23

Mártir Agripina de Roma.
Justo Artemio de Verkol´sk
Traslado de las Reliquias de San Germán, Arzobispo de Kazan.
Mártires Eustoquio, Gaio, Probo, Lolio, y Urbano, de Ancira.
Sinaxis de los Santos de Vladimir.
Presentación del icono de Vladimir de la Santísima Teotocos.


Día 24

Natividad del Santo Glorioso Profeta, Precursor y Bautista, Juan.
Venerable Antonio, Abad de Dymsk (Nóvgorod)
Justos Jovenes Juan Y Jacobo (Santiago) de Meniugi (Novgoród)
Siete Hermanos Martirizados: Orencio, Farnacio, Eros, Firmo, Firmino, Ciriaco, y Longino, en Georgia.


Día 25

Virgen Mártir Febronia de Nisibis.
San Pedro y Santa Febronia (tonsurados como David y Eufrosina), Milagrosos de Múrom.
Venerable Dionisio el Agiorita.
Venrable Domecio de Dionisiu.
Monje Mártir Procopio de Iberon.


Día 26

San David de Tesalónica
San Dionisio, Arzobispo de Suzdal.
Traslado de las Reliquias de San Ticon de Lukhóvsk.
San Juan, Obispo de los Godos en Crimea.
Monje Mártir David de Tesalónica.
Aparición del Icono de Tikhvin de la Santísima Teotocos
El icono de la Santísima Teotocos “Sedmiyezerskaya”


Día 27

San Sansón el Hospitalario de Constantinopla.
Santa Juana la Mirofora.
Venerable Serapio de Kozheyezérsk.
San Severo, Presbítero, de Interocrea en Italia.
Venerable Jorge del Monte Atos.
Venerable Martín de Turov.


Día 28

Traslado de las Reliquias de los Santos y Milagrosos No-Mercenarios Ciro y Juan
Venerable Xenofón, Abad de Robeisk.
Venerables Sergio y Germán, Milagrosos de Valaam
San Pablo el Medico, de Corinto.
Icono de la Santísima Teotocos de las “Tres manos”


Día 29

Santos Gloriosos y Alabadísimos Corifeos de los Apóstoles, Pedro y Pablo.


Día 30

Sinaxis de los Santos, Gloriosos y Alabadísimos Doce Apóstoles: Pedro, Andrés, Santiago y Juan, Los hijos de Zebedeo, Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, Santiago el hijo de Alfeo, Judas, hermano del Señor, hermano de Santiago, Simón el Zelota, y Matías.
San Pedro, Príncipe de Ordinsk.
Traslado de las Reliquias de San Sofronio, Obispo de Irkusk.

 

 

© OCAMéxico-2024